abrasivosUn abrasivo es básicamente un material que tiene la finalidad de interferir en la figura y grosor de alguna pieza o de algún otro material para poder modificarlos directamente. Éstos son empleados tanto en trabajos industriales como en los talleres de artesanos o artistas, debido a que su posibilidad de intervenir en diversos materiales los hacen una de las herramientas más socorridas en el mercado.

Éstos pueden ser de materiales naturales o sintéticos, lo que influye directamente en su dureza y en el tipo de materiales en los que puede intervenir, pues no es la misma resistencia la de un abrasivo cerámico a la de uno de plástico.

Para poder medir la dureza y calidad de un abrasivo se utiliza una escala conocida como Mohs, en honor al geólogo alemán Friedrich Mohs, la cual señala de menor a mayor el tipo de abrasión que tiene el material y la dureza y las cualidades que le conforman.

Entre los materiales abrasivos más frecuentes encontramos el aluminio, el diamante, el carburo de silicio y la arena, entre otros componentes. Sin embargo, una de las presentaciones más frecuentes de este producto es el esmeril, el cual es fabricado en forma de rueda o discos para hacer un corte recto sobre el material en el que se va a trabajar. Así, debido a la variedad, al elegir un esmeril es importante que nos fijemos en el material con el que está fabricado, en el tipo de dentado y en la dureza, pues esto influye directamente en el resultado del corte y en la fuerza y precisión del mismo.

Lo que realiza el desgaste y la abrasión sobre un material es el grano con el que el esmeril o el producto abrasivo está fabricado. Para elegir el adecuado para que realice el corte o el trabajo que necesitamos, debemos elegirlo por su tamaño y dureza, tomando en cuenta que un gramo grueso realizará un trabajo más burdo y sin detalle, mientras que, por el contrario, un grano más pequeño y compacto realizará cortes o surcos sobre nuestro objeto más delicados y con más detalle.

Asimismo, la naturaleza del grano también influye en el resultado, debido a que existen granos naturales y sintéticos o manufacturados. Entre los naturales encontramos por ejemplo granos que son resultado de procesos industriales sobre diamantes, arena o areniscas y cuarzos, que generalmente tienen más relieves producidos por su origen o impurezas propias del mismo material, provocando que el resultado sea más burdo y difícil de controlar.

Los granos fabricados son obtenidos mediante métodos totalmente controlados como hornos de arco eléctrico,  así que el resultado es más fino y la rueda cumple con mapas y puntos de los lineamientos que requiere el proceso de abrasión. Los materiales que se ocupan en el proceso de obtención de un abrasivo fabricado son el carburo de silicio, el zirconio, el óxido de aluminio y compuestos cerámicos.

Debemos recalcar que el grano es el material más importante con el que se fabrica un abrasivo, por esto su espesor es de gran importancia para determinar cuál usaremos en el proceso que estemos a punto de comenzar.

Un grano grueso es empleado para materiales de composición suave, que se desgastan más rápido y en donde el acabado no es tan importante, además se ocupa para abarcar un área más grande en el menor tiempo posible, en cambio, un grano fino es ideal para materiales muy duros o frágiles como el vidrio, el mármol, la cantera o el aluminio, esto debido a que un grano fino tiene más control en espacios y superficies pequeñas, de manera que puedes lograr un acabado con gran detalle si tu proyecto lo requiere y trabajas en una pieza de arte o artesanía.

Otro factor que influye en gran medida sobre la elección del grano de nuestros abrasivos es el grosor y la resistencia del material sobre el cual vamos a trabajar, por lo cual una vez determinado el material, podremos saber qué tipo de abrasivo es el indicado para intervenir en él.

Por ejemplo, si eres artesano y trabajas sobre un pedazo de madera, para dar la forma que se encuentra en proceso, utilizarás un abrasivo fabricado de grano fino, con el cual podrás dar la forma que deseas y lograr así sacar de este pedazo de madera que aún se encuentra en bruto, una obra maestra.

Por otro lado, si estás dentro de una maquila y necesitan sacar con urgencia una serie de placas de cantera para unos pisos de un centro comercial, necesitarán un abrasivo de grano duro y con una gran velocidad, para que el resultado sea parejo y rápido, pues lo que se necesita aquí no es en realidad un gran detalle.

Asimismo, debemos mencionar que existe una gran variedad de presentaciones de abrasivos, estos pueden encontrarse en círculos de corte, en pequeñas piedras colocadas sobre el esmeril, en cerdas metálicas o en esponjas abrasivas, y cada uno cumple una función distinta sobre el material que necesitas trabajar.

Por último, queremos decirte que si requieres de asesoría para poder escoger los abrasivos que necesitas para llevar a cabo tu proyecto, no dudes en acercarte a Avante, nuestros vendedores sabrán darte toda la información que necesitas, también puedes visitar nuestro catálogo online en donde podrás conocer todos los productos que manejamos, sus funciones y componentes.

Esperamos que esta información haya sido de ayuda para conocer un poco más sobre este producto.