Breve historia de las Máquinas Soldadoras

Damos la más cordial y calurosa bienvenida a todos y cada uno de los lectores que semana a semana se mantiene pendiente de los artículos que publicamos para que conozcan con más detalle las características de los productos que fabricamos en Carbones Avante. Esperamos que la información que a continuación les presentaremos sobre las máquinas Soldadoras les sea de gran utilidad para desempeñar de la mejor manera el trabajo que realizan en sus negocios. Como ustedes ya lo saben, en Carbones Avante siempre nos interesa la satisfacción total de nuestros clientes y, en esta ocasión, el artículo que está a punto de leer tiene la finalidad de resolver todas las dudas que nos han planteado a través de nuestros canales de comunicación.

Como muchos de nosotros sabemos, las máquinas para soldar han desempeñado un papel fundamental para el desarrollo de las diferentes actividades que se realizan en la industria de México y de todo el mundo. Por ello, en este artículo les daremos a conocer la historia de esta herramienta tan utilizada y que tantas tareas ha facilitado a la humanidad; no obstante, también les enseñaremos a elegir las mejores máquinas de soldar para evitar gastos innecesarios que puedan afectar la economía de su negocio e, inclusive, la de su familia.

Prácticamente desde los inicios de la civilización, los seres humanos habían buscado la manera de unir dos objetos de metal para formar distintas herramientas que permitieran facilitar las labores del campo, del cuidado del ganado y hasta las labores de la guerra. Asimismo, la elaboración de joyería, a través de la unión de metales, suponía, para las antiguas civilizaciones, un sentido de superioridad que los hacía sentirse mucho más avanzados que otras civilizaciones que convivían en el mismo contexto. De esta manera, los hombres de trabajo comenzaron a crear herramientas como el martillo y el fuego para realizar los primeros artículos de joyería; sin embargo, el trabajo que debía realizarse para crear una sola pieza era muy cansado y requería de una inversión de tiempo que podía tardar varias semanas o meses.

Todo este trabajo obligo a las sociedades  modernas a desarrollar nuevas técnicas y nuevos métodos de labranza de metales que fueran mucho más sencillos, rápidos y eficaces. De este modo, a mediados del siglo XIX, surgió una máquina lo suficientemente innovadora para seguir siendo vigente hoy en día. Las máquinas Soldadoras permitieron a las sociedades de la modernidad crear estructuras y herramientas mucho más sofisticadas, las cuales permitan realizar una serie de trabajos y de actividades que anteriormente era imposible pensar.

Aunque parezca algo exagerado, las máquinas para soldar, junto con otras herramientas y otras máquinas, propias de la modernidad, fueron fundamentales para lograr el desarrollo de las ciudades más grandes e importantes de la época; Londres, París, Estados Unidos y muchas otras naciones echaron mano de esta herramienta para crear las ciudades que hoy en día conocemos.

El primero en diseñar una máquina de soldar fue Humphrey Davy, quien utilizó un par de electrodos para producir un arco, en 1801, capaz de soldar metales. Algunos años después, en 1885, Benardos y Olszewski inventó el generador eléctrico, una potente máquina que utilizaba un electrodo de carbono que le permitía funcionar de forma correcta y con una gran eficiencia. Tan pronto se corrió el rumor de la eficiencia de esta máquina, las empresas dedicadas al sector de la construcción compararon una máquina, comprobando la veracidad de los rumores.

Lo cierto es que fue hasta finales del siglo XIX cuando el electrodo de metal sustituyó al electrodo de carbono, el cual había sido el protagonista durante muchos años y había logrado avances importantes en las construcciones de las ciudades más importantes.  Con este invento, la máquina de soldar se acercaba cada vez más a la perfección; aunque, por aquellos años, los científicos no estaban completamente seguros de los múltiples avances tecnológicos que experimentaría esta creación con el paso de los años y con el avance de otras tecnologías, las cuales, por cierto, permitieron crear las máquinas de soldar perfectas que hoy en día conocemos y que han facilitado el trabajo que se realiza en miles de industrias de todo el mundo.

Fue a mediados del siglo XX cuando la compañía norteamericana Lincoln Electric Company introdujo al mercado una de las mejores máquinas que se habían desarrollado en aquella época: Las máquinas Soldadoras portátil DC. Con este avance tecnológico, cientos de empresas comenzaron a copiar el modelo creado por Lincoln Electric Company; sin embargo, la calidad de los materiales que utilizaban para su fabricación no eran los mejores y tampoco los más resistentes. Desde entonces, decenas de empresas dedicadas al sector han querido fabricar máquinas de soldar sin tener el éxito deseado, generando pérdidas económicas en todos los negocios que han adquirido una máquina de este tipo

Por ello, siempre que se pretenda adquirir una máquina de soldar es muy importante realizar una investigación para conocer cuáles son las mejores empresas que ofrecen las mejores máquinas Soladoras que existan en el mercado. Por fortuna para los dueños de negocios o de industrias, desde hace muchos años existe Carbones Avante, una empresa 100% mexicana que está completamente comprometida con todos y cada uno de sus clientes, ofreciendo así los productos más eficientes, que han sido fabricados con materiales de la más alta calidad y que además ofrecen un tiempo de vida útil mucho más prolongado que los de la competencia.

Gracias a todas estas características, hoy en día Carbones Avante ha logrado posicionarse como una empresa líder en la venta de artículos ferreteros como: Carbones para herramienta eléctrica, para taladros, cortadores, pulidores, esmeriladoras, rectificadores, etc. Si desea conocer con más detalle la amplia gama de productos que ofrecen los especialistas de Carbones Avante, no dude en visitar la página de esta exitosa empresa de talla internacional.

Entradas Recientes

Deja un comentario