BROCA PARA CONCRETOSi de herramientas se trata, las  brocas para concreto constituyen grandes aliadas. Son productos con los que hay que contar siempre, pues nunca sabemos en qué momento una de nuestras repisas puede venirse abajo ni tampoco podemos prever si alguna parte de un mueble empotrado a la pared se venza. También puede ocurrir que simplemente queramos colgar un cuadro o espejo nuevos en nuestra casa u oficina y nos preguntemos por qué no adquirimos algunas brocas para nuestro taladro con antelación.

Es por eso que no puede faltar en nuestra caja de herramientas un juego de brocas para concreto resistentes que nos resuelvan el problema inmediatamente. Una de las cualidades que debemos buscar en una broca para concreto es su durabilidad, pues es bastante molesto que después de algunas perforaciones tengamos que cambiar de broca, debido a que la que estábamos usando se haya barrido o haya perdido su filo. Muchas veces nos llevamos la terrible sorpresa de que se ha roto en medio del proceso, dejándonos a medio trabajo y con la necesidad de salir corriendo a buscar un repuesto.

Es importante saber distinguir el tipo de broca que debemos usar para perforar una pared, y no confundirla con una broca de metal, pues no lograremos realizar la perforación que necesitamos y solamente desgastaremos innecesariamente la broca. Existen varios tipos de brocas para pared y conocerlos todos nos ayudará a realizar un mejor trabajo. A continuación describiremos brevemente estas clases de brocas e indicaremos cómo trabajan, con la finalidad de que puedas escoger la que mejor se adapte a tus necesidades:

1.- Estándar: son usadas para perforar paredes y éste es su único objetivo. Su forma está pensada para el trabajo exclusivo en muros, pisos o techos que estén hechos de materiales de construcción. Por su estructura no es posible taladrar madera o aluminio; la punta de esta broca termina en una punta de metal, con la que se hace el primer orificio facilitando la penetración de la broca en el concreto. Con esta punta no necesitarás de una percusión anterior al trabajo de la broca sobre la pared.

Dentro de las brocas para concreto estándar existen dos subdivisiones:

  • La broca laminada que es usada para perforar materiales como el yeso, el cemento, ladrillos o piedra caliza (también perfora fácilmente piedra arenisca)
  • La broca fresada: está elaborada con una placa de carburo de gran rendimiento que permite perforar materiales gruesos y de amplia resistencia como el mármol, el granito, el hormigón y cualquier tipo de piedras que necesites perforar.

2.- Largas: estas brocas para concreto son similares a las estándar, pero la diferencia la da el nombre y radica en el tamaño de la broca. Están hechas no sólo para perforar, pues su principal función es la de atravesar los muros. Su calidad es mayor a la de una estándar, por la distancia y la fuerza que deben alcanzar para lograr su función. Su diseño permite que el material perforado pueda evacuarse fácilmente.

Ahora queremos darte unas cuantas recomendaciones sobre el uso correcto de las brocas para concreto. Realmente el uso de las brocas es muy simple, pero no queremos dejar pasar esta oportunidad para mencionarlas:

Una vez que estemos seguros de haber colocado sobre el taladro la broca adecuada, debemos fijarnos que esta esté bien fija pues puede ser que con la presión se barra y nos salgamos de lugar, pues la fuerza aplicada a la operación es mucha. Un consejo bastante útil para ajustar la broca correctamente es hacerlo de forma manual. Una vez que la broca esté perfectamente colocada en la ranura, usaremos la llave de ajuste para apretar bien el mandril, y para esto usaremos los tres agujeros guía. Ya que tenemos el taladro listo con la broca colocada correctamente, podemos comenzar el proceso de perforación:

  • El taladro debe ser ubicado en el punto a perforar; con precisión coloca la punta sobre el espacio deseado.
  • Con la punta de la broca puedes marcar el punto de comienzo para tener un mayor control durante la operación.
  • Una vez listos, comenzamos a taladrar manteniendo el taladro con firmeza y fuerza, apoyando y dirigiendo la fuerza hacia la pared.
  •  Si nuestro taladro puede variar la velocidad, es recomendable que en un principio se utilice la velocidad baja, así evitaremos que el taladro se desplace por la pared.
  •  Si queremos que nuestra perforación sea pareja y calibrada, es recomendable hacer un agujero pequeño de unos 4 milímetros de profundidad para que pueda servirnos de guía y garantizar un mejor resultado. También se puede marcar con una percusión previa hecha con un clavo.

Como puedes ver, el procedimiento es sencillo, sólo basta con poner toda la atención a la tarea que estamos realizando para evitar un accidente o un defecto en el trabajo. Si el material que vas a taladrar es cerámica u otra superficie resbaladiza, las guías previas con percusiones sobre el material te serán de gran ayuda.

Es importante que tomemos medidas básicas de seguridad al momento de comenzar a taladrar; una de ellas es cerciorarnos de que los cables estén en perfecto estado y de que éstos no se atraviesen al momento de ejecutar la acción. Es recomendable también usar lentes de protección pues puede suceder que un fragmento de la pared salga disparada hacia tu rostro.

Si deseas adquirir los mejores juegos de brocas para concreto no dudes en acercarte a Avante, en nuestras sucursales encontrarás todo lo que necesitas para llevar a cabo tu proyecto.