06Cuando escuchamos hablar de carbones la primera idea que se viene a nuestra mente es la del material negro, ligero y sólido que se utiliza como combustible en diferentes industrias sectores y ámbitos con la finalidad proveer la energía suficiente para realizar alguna tarea específica, como encender un motor o simplemente proporcionar calor.

Sin embargo, en este caso, cuando hablamos de carbón no nos referimos precisamente a este tipo de material combustible, aunque sí se trata de herramientas con una conformación muy similar y que incluso incluye este material en su estructura.

De manera específica, el carbón al que hacemos referencia es el que se utiliza para la conformación de piezas para motores de herramientas eléctricas, un elemento fundamental para el funcionamiento de estos dispositivos, de hecho se trata de piezas tan importantes que cualquier falla, daño o desperfecto en estas tiene como consecuencia un mal funcionamiento general del aparato, el cual solo puede ser solucionado mediante un reemplazo del carbón dañado.

Los carbones para herramienta eléctrica, en palabras simples, son elementos conductores de la electricidad que se fabrican con diferentes minerales, principalmente grafito, carbón y cobre, aunque es posible utilizar otros elementos, dependiendo del uso particular y tipo de máquina o motor al que se unirá la pieza. La importancia de estos elementos es grande, ya que se trata de piezas fundamentales para hacer que un motor pueda realizar su función de manera adecuada, específicamente que arranque y realice su actividad giratoria.

La utilidad y funcionalidad de estas piezas es tan alta que su uso se extiende prácticamente a todo aparato o máquina que utilice un motor para su funcionamiento. Así, es posible encontrar este tipo de piezas como elemento de la estructura de los motores eléctricos de autos, maquinaria y equipo industrial, en herramientas eléctricas como taladros, sierras, lijadoras y en equipos domésticos como licuadoras, aspiradoras, secadoras, entre muchos otros aparatos.

Ahora bien, cómo es que este tipo de material se utiliza en las herramientas eléctricas como conductor, cuando el carbono y sus derivados, como el grafito y el carbón, no son buenos conductores de la electricidad.

Efectivamente, cualquier derivado del carbono, al ser un elemento químico no metálico, es un mal conductor del calor y la electricidad, sin embargo, para la fabricación de las piezas de los motores (como las escobillas) el grafito y/o el carbón pasan por un proceso fisicoquímico de transformación para dar la forma de prisma rectangular requerida para la elaboración de las piezas, además de ser mezclado con hierro, cobre o bronce. Este proceso tiene como resultado la creación de una pieza con una gran capacidad para conducir la electricidad, además de otras propiedades muy ventajosas para el funcionamiento de un motor, como gran resistencia al desgaste y a la fricción.

Adicional a todo esto, el uso de este tipo de materiales para la elaboración de las piezas implica una gran ventaja e incluso económica, pues el carbono, y sus derivados, es uno de los elementos más abundantes en el planeta, por lo que su adquisición no implica un problema ni un alto costo, además de ofrecer una gran capacidad de combinación, procesamiento y transformación que facilita considerablemente su uso.

Pero la variedad de productos en los que se hace uso del carbono y sus derivados para su fabricación y desarrollo no se limita a los carbones, pues hay otras piezas, materiales y herramientas que cuentan en su composición con carbón, grafito y otros derivados del carbono.

Uno de los usos más comunes de este elemento, especialmente en su forma de grafito, es su combinación con elementos como boro, silicio, tungsteno o titanio, ya que esta mezcla suele dar lugar a compuestos bastante maleables, pero al mismo tiempo sumamente resistentes y duros, por lo que estos compuestos se suelen utilizar como abrasivos para la fabricación y acabado de diferentes herramientas de trabajo, sobre todo instrumentos especializados en corte y esmerilado como sierras, brocas, discos y otros.

Además de los usos mencionados, hay muchos otros en los que el carbono y sus derivados son sumamente útiles e incluso la materia prima para la fabricación de diferentes productos, pero en lo que a nuestro campo de especialidad se refiere, el sector ferretero, el carbono es sumamente importante para la producción de componentes y piezas imprescindibles para el armado y funcionamiento idóneo de motores eléctricos así como elementos y piezas para corte, lijado y pulido.

Y es por todo lo anterior que en Carbones Avante tenemos un amplio catálogo de productos que cuenta con todo tipo de escobillas y piezas de carbón para motores eléctricos de todo tipo, tamaño y para cualquier uso. Esto incluye escobillas para motores de automóviles y motocicletas, para arranques, alternadores y motores auxiliares, conductores de carbón para motores de herramientas eléctricas domésticas y de trabajo como taladros, pulidoras, licuadoras, aspiradoras, entre otros.

Asimismo, nuestro catálogo incluye diferentes tipos de piezas para usos específicos y equipos particulares, como electrografitos, cobregrafitos, piezas completamente de carbón o de grafito, piezas de baquelita y algunas piezas con características muy particulares.

Por otra parte, es necesario mencionar que nuestro catálogo no se limita únicamente al carbón o escobilla para motores eléctricos, pues incluye una vasta variedad de productos como discos de corte para sierra, esmeriladora, pulidora o lijadora para cualquier tipo de material como madera, piedra, metal, vidrio, etcétera.

Y como distribuidor ferretero, también contamos con herramientas, piezas y complementos para otro tipo de trabajos como plantas soldadoras, herramientas de fundición, abrazaderas, una amplia línea de broqueros, cabezales para taladro, brocas, limas, llaves, entre otros.

Todo esto únicamente nos lleva a una sencilla conclusión: Carbones Avante es una empresa ferretera de calidad, comprometida con el mercado y sus clientes y por ello es la mejor alternativa para la adquisición de artículos de ferretería, principalmente herramientas eléctricas, motores y sus componentes de carbón, la especialidad de la casa.