Cómo elegir soldadoras industriales

En muchas industrias se requiere de un soldador para unir sólidamente dos piezas con el fin de obtener una sola, homogénea, rígida y resistente; las soldaduras se realizan entre piezas metálicas, por medio de la fusión de ambas piezas o con un metal o termoplástico añadido.

Ya que las soldadoras son muy demandadas en las industrias, hoy en la nueva entrada de blog de Carbones Avante, les contaremos qué criterios hay que considerar al elegir una.

En la actualidad, muchos de los soldadores aprenden su oficio empíricamente, es decir, obtienen el conocimiento del proceso de soldadura únicamente por la experiencia adquirida; este conocimiento empírico puede ser la causa principal de que se presenten fallas durante los procesos industriales de soldado, por lo que las empresas deben buscar personal soldador capacitado y con experiencia, para reducir los costos de trabajo provocados por errores, así como mayor productividad y aprovechamiento de la infraestructura y máquinas especiales para soldar.

Las máquinas para soldar son aquellas que se utilizan para unir las piezas metálicas, ferrosas o no ferrosas, por medio de la aplicación de energía calórica, la cual proviene de un arco de electricidad en el que actúan dos tipos de rayos: láser y de electrones. Actualmente encontramos distintos tipos de máquinas para el soldado, que cuentan con diferentes tamaños, formas y estilos, pero todas cuentan con dos tipos de salida, que son Corriente Alterna (CA) y Corriente Continua (CD).

Las máquinas de corriente alterna son las más económicas y eficientes, por esta razón son las más utilizadas por artesanos y fábricas del área industrial, pues son utilizadas para soldar fierro comercial, mientras que el aluminio, acero inoxidable y fierro colado requieren de las máquinas de corriente continua (CD).

Las máquinas soldadoras son, en apariencia, herramientas muy simples, sin embargo requieren de amplio conocimiento eléctrico pues este tipo de energía se utiliza para la fusión de las piezas; además cuentan con voltímetros y amperímetros (medidor de voltaje y amperes, respectivamente) para leer la salida de corriente; estas máquinas cuentan con partes fijas, eléctricas, electrónicas y mecánicas.

Estas máquinas suelen utilizar las propiedades químicas de un gas, con el fin de ejercer una acción directa sobre la fusión de dos piezas metálicas; estos gases pueden clasificarse como gases inertes y gases activos; los gases inertes no reaccionan de forma química con otros elementos para formar compuestos, los que se emplean en soldaduras son el argón y el helio. Por su parte, los gases activos pueden combinarse químicamente con otros elementos y actúan dentro del baño de fusión como agentes oxidantes y reductores; los gases activos que se emplean son: oxígeno, dióxido de carbono e hidrógeno.

El oxígeno se utiliza para aceros como el manganeso y el silicio, con el que tienen mucha afinidad pues captan los niveles de oxígeno para formar óxido de manganeso y óxido de silicio; por su parte el hidrógeno es un elemento reductor, que reduce los efectos de oxidación de algunos cuerpos, reduciendo o absorbiendo el oxígeno para evitar que las soldaduras se oxiden.

Ahora que conocemos los aspectos básicos de la soldadora, podemos proceder a las sugerencias sobre el mejor equipo a comprar; lo primero que debemos considerar es el ciclo de trabajo que se requiere. En promedio, el tiempo de diez minutos de trabajo es el más usual, para soldar por tres minutos con una corriente de 200ª y permitirle un descanso para que se enfríe por seis minutos, si se utiliza una corriente más baja, de 160ª se puede soldar por seis minutos y dejar enfriar por cuatro.

Adquirir una soldadora depende del trabajo a realizar; para aplicaciones domésticas o pequeños negocios, las máquinas que requiere una menor corriente eléctrica son las ideales, pues son económicos y eficaces. Las personas dedicadas a la herrería, o que realizan trabajos de soldado con mayor frecuencia se verán beneficiadas con los equipos de mayor amperaje y ciclos de trabajo.

 Los avances tecnológicos en torno a las máquinas soldadoras actuales permiten disminuir los riesgos que anteriormente se presentaban, incrementando los beneficios, la funcionalidad y la seguridad durante su uso, aunque debemos recordar que existen diferentes tipos de soldadoras y que la calidad en la maquinaria es lo más importante para obtener grandes resultados.

Las soldadoras pueden ser monofásicas o trifásicas; las monofásicas operan bajo una corriente o fase y su voltaje varía de la misma forma; las soldadoras trifásicas funcionan bajo tres corrientes alternas monofásicas, de la misma frecuencia y amplitud.

En cuanto a los electrodos, existen máquinas con dos puntos de regulación fija para electrodos de 1/6 mm y 2/2,5 mm, con un sistema de turbo ventilado. El tamaño del electrodo se relaciona con la potencia del soldador, a mayor potencia se podrá utilizar un electrodo de mayor diámetro. Para fundir electrodos de 2,5 mm, debemos pensar en una soldadora de 150A.

Con respecto al amperaje, podemos encontrar:

  • Máquinas de 150 a 200 amperes: Una buena opción para las soldaduras de trabajos livianos y medianos.
  • Soldadoras de 250 a 300 amperes: Máquinas ideales para soldaduras en general, herreros, reparaciones domésticas, mantenimiento y trabajos de producción medianos, son de uso industrial.
  • De 400 a 600 amperes: Son soldadoras industriales para trabajos pesados como la soldadura de estructuras, partes pesadas de maquinaria, tanques, caños, entre otras piezas, para grandes producciones.

Ya que las máquinas de soldado funcionan con un voltaje alto, se requiere de una red potente para garantizar el buen trabajo en cada ciclo.

Para elegir adecuadamente la máquina de soldar debemos tener claro los materiales que se soldarán, como acero inoxidable, acero al carbón, aluminio, bronce, cobre o latón; la potencia medida en amperes y el ciclo de trabajo, que es el tiempo en que la planta trabajará: se eligen las máquinas de baja potencia para ciclos cortos de trabajo, mientras que las grandes o de tipo industrial son las adecuadas para la producción continua.

En el mercado podemos encontrar gran variedad de marcas de soldadoras, de una gran variedad de precios, sin embargo se recomienda buscar la asesoría de expertos para hacer la elección más conveniente con base en las necesidades de operación.

En Carbones Avante contamos con un amplio catálogo de soldadoras y podemos ayudarles a elegir la opción más adecuada a sus necesidades; llámenos y permítanos asesorarles.

Entradas Recientes