Conoce los tipos y usos de abrazaderas

Las abrazaderas son ampliamente empleadas en un gran número de entornos en los que se hace uso de tuberías y conductos de cualquier tipo de material y en cualquier posición, ya sea horizontal, vertical o suspendida. Si bien estos elementos son de tamaño reducido y muchas veces pasan desapercibidos, resultan imprescindibles para dar forma, aportar firmeza, sujetar e incrementar la resistencia de tuberías y conductos instalados en paredes, techos, guías o cualquier otro tipo de bases. Los trabajos de bricolaje, en construcción e instalación de servicios industriales, comerciales y en el hogar, son sólo algunos de los usos que reciben estas piezas con forma de anillo que se pueden encontrar fabricadas en diferentes materiales, tamaños y espesores, dependiendo del tipo de uso para el que esté diseñadas.

Para garantizar que una abrazadera cumpla la función para la que está destinada, es de suma importancia que se elijan sus características a partir de las necesidades que se tenga en cada entorno y que se coloquen correctamente. Por ello recomendamos que antes de comprar estas piezas se aseguren de tomar las medidas de las superficies cilíndricas a unir, ya sean mangueras, tubos, cables, alambres u otros conectores, y que valoren las condiciones a las que estarán expuestas, puesto que algunos materiales son más resistentes que otros al encontrarse bajo cierto tipo de ambientes, ya sea en espacios interiores o en exteriores.

Los materiales empleados en la fabricación de abrazaderas están determinados para el sector y uso para el que se destinan las piezas, y en términos generales se pueden encontrar de los más diversos, incluyendo el cuero. Sin embargo, los materiales más comunes usados para fabricar estos elementos son el metal, el aluminio, el PVC y el plástico. Como recomendación general, los expertos indican que se parta de las características del tipo de elementos que transportarán las tuberías o conductos en los que se colocará la abrazadera para elegir el material con el que esté fabricada y de las exigencias específicas del entorno en que se usarán. Por ejemplo, en las instalaciones que transportan líquidos como agua caliente o fría o líquidos residuales, se recomienda usar un tipo de abrazadera llamada isofónica, la cual se fabrica con goma aislante, que además de ofrecer una buena sujeción del conducto a la superficie protege contra las vibraciones, los ruidos y la electrolisis características de la conducción de esta clase de líquidos. Por otra parte, si lo que transportan las instalaciones son gases, también se pueden usar las isofónicas, pero las plastificadas son otra buena opción; mientras, en entornos corrosivos, por altos niveles de humedad o un entorno salino, lo más recomendable es usar una abrazadera de metales inoxidables, como las de acero galvanizado, para garantizar que este elemento no se dañe al poco tiempo.

Aunque el uso más común que reciben estas piezas metálicas y de plástico es en instalaciones de tuberías, también se emplean para sujetar y fijar otro tipo de componentes y conductos. Tal es el caso de lo que ocurre en la industria automotriz, en la que se usa para sujetar componentes eléctricos y piezas que conducen agua o aceite, pero que son de tamaño reducido para la que existen algunos anillos con varias prolongaciones para poder usar la misma pieza en varias conexiones y no tener que recurrir a una abrazadera individual para fijar cada elemento.

Ahora que hemos hablado del tamaño, como ya mencionamos se fabrican en tamaños y espesores diversos y se encuentran disponibles en el mercado con un diámetro que va desde algunos milímetros hasta varias pulgadas. Por lo regular los anillos de fijación más pequeños son más rígidos que los de mayor diámetro y se fabrican de material metálico resistente y reforzado, aunque cuentan con la flexibilidad necesaria para permitir al usuario su fácil manipulación. Mientras que las de mayor tamaño suelen ser más flexibles y contar con revestimientos especiales para aportarle las características necesarias para resistir los diferentes tipos de procesos industriales en los que llegan a utilizarse. La gran mayoría de abrazaderas tienen perforaciones a lo largo, pero también es posible encontrar en el mercado las sólidas, que no tienen estas perforaciones, pues son diseñadas específicamente para fijar y proteger determinado tipo de mangueras de plástico y polímero blando.

Los anillos sólidos que cuentan con recubrimientos especiales están pensados para trabajar con materiales de gran flexibilidad, tales como tuberías y conductos de goma, caucho y silicona, que requieren de un mayor nivel de protección y de un elemento externo que les brinde estabilidad.

Las abrazaderas se colocan a diferentes alturas en el tramo de la tubería o conducto a fijar y para que efectivamente cumplan su función de fijación y unión se recomienda que se instalen con una separación de entre medio metro y dos metros entre ellas. La separación ideal dependerá en todo caso del tipo de carga que debe soportar la abrazadera y de las características específicas del modelo empleado, para lo que se tiene que hacer un cálculo especial para determinarlo, algo de lo que hablaremos en futuras publicaciones en este blog.

Además del cálculo de carga a soportar, es necesario que se tenga en cuenta el coeficiente de seguridad de la abrazadera, un dato que se puede consultar con el fabricante en la tabla de información técnica antes de hacer la instalación de la pieza. Es importante que al instalar una abrazadera nunca se debe forzar si está utilizando palancas como tubo, llaves y destornilladores pues el límite de coeficiente de seguridad de la pieza puede sobrepasarse en torsión y por tanto puede romperse al momento o cuando ya se encuentre en servicio, generando diferentes problemas. Este tipo de información siempre es necesario tenerla en cuenta a pesar de que la abrazadera no vaya a ser empleada para un uso industrial pues hasta en bricolaje, para organizar cableado suelto y para fijar conductos de pequeño tamaño, pueden producirse ciertos riesgos si no se elige e instala correctamente la pieza, además que su tiempo de vida útil se ve reducido.

Si buscan abrazaderas de la más alta calidad, visiten el catálogo de Carbones Avante en el que encontrarán lo que necesitan o bien, pónganse en contacto con nosotros para solicitar información detallada acerca de los productos que ponemos a su alcance, con gusto les atenderemos.

Entradas Recientes