Consideraciones generales para el buen funcionamiento de las escobillas

Ya sabemos que las escobillas de carbón, a pesar de ser poco conocidas por la mayoría de los usuarios, son un elemento sumamente importante para el funcionamiento adecuado de los motores eléctricos de cualquier tipo de aparato. Precisamente por ello, es común a menudo atribuir muchas de las fallas de los motores eléctricos a un mal funcionamiento de estos utensilios de carbón.

Sin embargo, el buen funcionamiento de estos elementos también depende de condiciones muy específicas del equipo en general y de la estructura de este, por lo que en muchas ocasiones las fallas derivan, efectivamente, de un mal funcionamiento de estos pequeños elementos, sin embargo, el verdadero origen de la falla se encuentra en un lugar o pieza diferente que propicia el mal funcionamiento de todo el sistema.

Detalles eléctricos o mecánicos, piezas desgastadas, mal posicionadas, rotas o de mala calidad pueden ocasionar el mal funcionamiento del sistema en general y hacer pensar al usuario e incluso en ocasiones al especialista que se trata de un bajo rendimiento de la escobilla de carbón. Ante esto la solución común suele ser un cambio de esta pieza, lo que ofrece una solución temporal, pues la pieza puede funcionar de forma adecuada por un tiempo, pero eventualmente volverá a fallar debido a que el problema no es originado por este elemento sino por algún otro factor que no ha sido identificado con total claridad.

Entonces, hasta el momento sabemos que las escobillas de carbón son una pieza fundamental para el correcto funcionamiento de un sistema eléctrico y mecánico, un motor, ya que se trata de la pieza que se encarga de la conducción de la energía eléctrica al sistema mecánico, pero hace falta saber de manera precisa las condiciones, recomendaciones y consideraciones generales que se deben tener en cuenta para garantizar que estas piezas llevan a cabo su tarea de manera adecuada y así evitar al máximo la aparición de inconvenientes o mal funcionamiento en el motor y la máquina en general.

Justo por esto, Carbones Avante, como empresa responsable, especializada en el área y comprometida con sus clientes, a continuación ofrece una serie de consideraciones generales a tomar en cuenta para mantener en estado óptimo el motor de cualquier aparato eléctrico y todas sus piezas, principalmente estos importantes elementos conductores, para así garantizar su buen funcionamiento y evitar fallas innecesarias y fáciles de prevenir.

Homogeneidad. El primer punto importante a considerar es utilizar juegos de piezas idénticas, del mismo proveedor, marca y calidad, pues de esta manera se garantiza un funcionamiento óptimo, pues las piezas están diseñadas para encajar entre sí y funcionar como un sistema. Sin embargo, cuando se utilizan piezas de diferentes orígenes, es posible que estos no sean compatibles, por lo que pueden funcionar por un tiempo, pero eventualmente fallan.

Por lo tanto, lo mejor es contar con juegos homogéneos de piezas, lo que ayuda a tener un acarreo uniforme de corrientes y, en consecuencia, un buen funcionamiento del sistema.

Libertad para la pieza. Es fundamental que la escobilla pueda deslizarse de manera libre a través del porta carbones o cajetín, ya que si está demasiado ajustada se puede atascar y provocar diversos inconvenientes con el funcionamiento del motor. De igual forma, es importante que no quede demasiado floja, pues esto también puede acarrear algún mal funcionamiento.

Presión adecuada. La presión que los resortes ejercen debe ser uniforme para disminuir el desgaste de las escobillas, pues en caso de ser irregular se puede tener anomalías diversas. El buen estado de los resortes también es fundamental para su buen accionar, pues el desgaste o deterioro de estos puede provocar presión irregular, por ello es necesario verificar y cambiar estos elementos periódicamente para garantizar su buen funcionamiento y estado.

Distancia. La distancia del porta carbón a los anillos colectores debe ser la adecuada, por lo que también se sugiere verificar de manera periódica que estos dos elementos estén a la distancia indicada (de 2 a 3 mm, por lo general), pues de lo contrario también se pueden tener fallas, principalmente por pérdida de corriente.

Limpieza regular. Es importante verificar que estas piezas conductoras y su pieza portadora se encuentren en buen estado, libres de diferentes agentes que pudieran afectar su funcionamiento como polvo, grasa, suciedad y otros agentes contaminantes. En caso que se tenga en exceso alguno de estos elementos, es necesario realizar una limpieza general con un paño o brocha y sin utilizar productos químicos, agua, grasa o aceite, también es importante tener en buen estado y limpio las delgas de los colectores.

Carbones Avante pone a su disposición una herramienta ideal para esta tarea, lo llamamos abracol el cual es una pequeña barra de carbón para que actué como un pulidor abrasivo que rectifica la superficie de los colectores para una mejor conducción de corriente eléctrica y  conecta con el carbón.

Forma correcta. Es necesario verificar de manera periódica que los anillos colectores se encuentren en perfecto estado, principalmente que su forma sea precisamente de anillo, que no estén ovalados, sucios o rayados, ya que esto también provoca que el motor en general no funcione de forma adecuada.

Si en vez de anillos colectores, el sistema utiliza conmutadores, se debe verificar que las micas se encuentren en perfecto estado, que no sobresalgan de la circunferencia de los conmutadores y que su desgaste no sea excesivo. En cualquiera de estos casos, si existe desgaste, daño o forma inadecuada, es necesario realizar un cambio de piezas.

Uso indicado. Es de suma importancia para el bienestar de las escobillas y el motor en general que la máquina se utilice de manera exclusiva para la tarea que fue diseñada, de manera que el motor y sus piezas no se desgasten más de lo necesario.

Esto es de importancia general para el aparato ya que hacer uso de este para usos más pesados de los que fue diseñado puede provocar daños incluso irreparables en todo el sistema.

Alimentación. También es fundamental para el buen mantenimiento y uso de cualquier aparato eléctrico que su fuente de alimentación cuente con las especificaciones indicadas, principalmente un voltaje o amperaje adecuado para evitar sobrecargas y picos de corriente que arruinen los carbones y el motor.

Como podemos notar a partir de estas consideraciones, la gran mayoría implica el cuidado de piezas diversas, cuyo adecuado funcionamiento garantiza el buen estado de las piezas conductoras y del motor mismo. Finalmente, una última consideración que se puede ofrecer al respecto es que se adquieran escobillas de carbón de la mejor calidad, con las mejores condiciones y que garanticen el mejor funcionamiento posible, los cuales solo se pueden encontrar en un solo lugar: Carbones Avante.

Entradas Recientes

Deja un comentario