¿Qué es y para qué se utiliza el carbon mineral?

Uno de los métodos más utilizados para la energía primaria en todo el mundo, además del petróleo es el carbón, que suministra el 25% de las fuentes de energía eléctrica en las industrias, por ello es necesario conocer el tipo de carbones que se utilizan para la generación de electricidad, la producción de acero u otro tipo de usos dentro de las industrias. El carbon mineral se origina debido a la descomposición de vegetales, así  como las cortezas, hojas, madera y esporas que se acumulan en lagunas o en áreas pantanosas, donde los vegetales muertos se acumulan al fondo de una cuenta o roca sedimentaria de color negro que tiene altas cantidades de carbono y se utiliza como un tipo de combustible fósil.

Este tipo de carbón se ha utilizado desde la Edad Media, cuando los yacimientos poco profundos se realizaban a campo abierto, en minería subterránea, pues las capas de tipo mineral se encuentran a varios cientos de metros de profundidad. El carbón recogido se ha utilizado ampliamente en las herrerías y pequeñas industrias, como la siderurgia o la generación de energía eléctrica, utilizando carbón pulverizado como principal generador de energía eléctrica.

A finales del siglo XV, en Inglaterra se exportaban grandes cantidades de carbón de tipo mineral a Francia, siendo extraído de las minas con objeto de generación de la energía necesaria para comenzar la era industrial, hasta que se complementó con el uso del petróleo, que dio lugar al transporte con el uso de motores. El  carbon mineral o carbón de piedra es un grupo de minerales sólidos, de origen vegetal  y con un alto contenido de carbono en su composición química, donde además encontramos hidrógeno, nitrógeno, azufre y fósforo, entre otros elementos y variedades de dicho material, como:

  • El carbón pardo o turba, que es un tipo de formación reciente de carbón, que se distingue por su masa y por la estructura de los vegetales que lo forman; es un material esponjoso y ligero que contiene una baja proporción de carbono y un índice elevado de humedad, por lo que deja una gran cantidad de ceniza durante la combustión.
  • Lignito, que posee entre el 25 y 30% de carbono, es un material de color negro mate y se caracteriza por dejar una alta proporción de cenizas al arder y por manchar los dedos de negro al tocarlo.
  • Antracita, que es la variedad de carbon mineral de mejor calidad, con el 97% de este material, que contiene minerales negros, brillantes y sonoros a la percusión, arde sin dejar humo y poca cenizas y materiales inertes.
  • Hulla, que es un material de menor calidad y poder calorífico que la antracita, ya que posee del 75 al 90% de carbono.

Los minerales de carbono se encuentran en el subsuelo, a gran profundidad que llega a ser de más de mil metros y que se encuentra en forma de filones o capas, con espesores variables. El proceso de extracción del carbón requiere de un sistema de pozos y de galerías subterráneas, de alto costo económico por producción y por las medidas de seguridad necesarias para evitar y prevenir los accidentes del personal a cargo de estos procedimientos. También hay minas de carbón donde se extraen los minerales a cielo abierto, lo que implica un proceso más económico y sencillo, además de menores costes para restablecer las condiciones normales en cuanto a suelo y vegetación una vez terminada la fase de extracción de los minerales.

Los usos de estos carbones minerales se enfocan en la producción de energía eléctrica, utilizándose frecuentemente como combustible en la producción de energía térmica en hornos o calefactores, aunque esta aplicación ha caído en desuso debido al desarrollo de combustibles derivados del petróleo.

La hulla es un tipo de carbón bituminoso, siendo uno de los más utilizados para la producción del coque metalúrgico con el que se obtiene el arrabio y la brea de alquitrán, entre otros productos que se utilizan en la industria del aluminio. Las breas de alquitrán también se utilizan como un reemplazo del grafito sintético, o como fibras de carbono y para producir otros subproductos como la naftalina, el fenol o el benceno. Algunos carbones minerales se han gasificado, dando lugar a diferentes tipos de gas que se utilizan como combustible o como parte de la fabricación de productos como fertilizantes agrícolas; incluso en algunos lugares del mundo, el carbón se transforma en combustible líquido, que se refina como parte de la producción de productos derivados del petróleo como los solventes o los plásticos.

También se utiliza el carbon mineral para la siderurgia, obteniendo aleaciones de hierro con carbono para que obtenga mayor resistencia y elasticidad; incluso la fabricación de cemento y ladrillos requiere de este tipo de carbono. Por medio del proceso de licuefacción directa se puede transformar a los carbones minerales en un material similar al petróleo, esta práctica fue utilizada durante la Segunda Guerra Mundial, aunque también ha caído en el desuso ante los combustibles fósiles que actualmente se utilizan; también anteriormente se utilizaba el carbón con fines de calefacción en los hogares, siendo utilizados en la actualidad especialmente en los lugares marginados o en países en vías de desarrollo, aunque se ha dado prioridad a fuentes de energía calorífica menos contaminantes como el gas natural, butano o propano o la energía eléctrica.

En las industrias actuales, el uso de los carbones de tipo mineral se requiere especialmente para la generación de energía, para lo que se utilizan distintos procesos más amigables con el medio ambiente y de mayor eficacia para satisfacer las demandas y necesidades industriales. En Carbones Avante encuentras la mayor variedad de productos de carbón que tu negocio necesita; visita nuestra página web y conoce los servicios que tenemos para ti.

Entradas Recientes