Sierra para madera: tipos y clasificaciones

¡Hola! Nos da mucho gusto que visites el blog oficial de Carbones Avante, líder en productos de ferretería. Hemos creado este espacio para complementar los servicios que tenemos disponibles en nuestra empresa, pues con cada publicación buscamos aportar algo de valor para nuestros lectores y por qué no, futuros clientes.

En conformidad con el compromiso que nos caracteriza, el día de hoy queremos hablarte de uno de los productos más populares de nuestra marca, se trata de la sierra para madera. En añadidura, te daremos una breve guía para que conozcas los tipos y clasificaciones principales de estas herramientas de corte, que son esenciales en múltiples procesos de producción, desde hace tiempo hasta el presente.

Así pues, debemos partir por señalar que existen diversas formas de entender a una sierra, o dicho de otra forma, el concepto es aplicable en más de un sentido. Por una parte, puede tratarse de una herramienta de corte propiamente, como una portátil, manual o eléctrica. Pero, por otra parte, se puede referir a la hoja dentada que efectúa el corte, que puede ser de disco o de cinta. El material con el que esté fabricada esta hoja sin importar su formato, determina la gama o el tipo de materiales que puede cortar de manera óptima.

Es como en el caso de las brocas, que existen para madera o concreto, y esta capacidad depende de con qué y cómo fueron fabricadas. Para ello, existen minerales más o menos duros y resistentes que otros, con propiedades adecuadas para trabajar una superficie sin que se afecte el filo o la herramienta y se garantice un gran resultado.

En Carbones Avante no solo comercializamos la sierra para madera como uno de los productos representativos de nuestra marca, sino que también hemos desarrollado hojas de corte especiales, ya que están fabricadas con base en el carbono, al igual que la herramienta eléctrica y otros artículos que encontrarás en nuestros catálogos. Resulta que esta materia prima puede encontrarse tanto en estado gaseoso como en el sólido.

El sólido se da cuando el carbono está a temperatura ambiental, y según las condiciones para su conformación, se presentan variantes como el conocido grafito o incluso en forma de diamante. Esta potencialidad es la que aprovechamos para crear nuestra propia línea de hojas y discos de corte, ya que los carbones que utilizamos garantizan un trabajo eficiente, limpio y seguro.

Ahora bien, con respecto al dentado de la hoja de corte para madera, se pueden distinguir dos tipos principales. A) Dentado americano: funciona a partir de la alternancia entre 3 dientes de tipo recto y 1 de tipo curvo y cóncavo. B) Dentado universal: en este caso los dientes terminan en punta y pueden tener un ángulo positivo o negativo  y ser de diferentes números, pues se irán triscando a la hora de hacer el corte.

Existen otras sierras cuyos dentados poseen un diseño y funcionamiento diferente, como el japonés, que aunque es menos conocido que los dos anteriores en nuestro país, tiene a su favor un menor tamaño y la facilidad de uso. Si con lo explicado no queda claro cómo es cada dentado, puedes visualizarlos al googlear cada término, por ejemplo, si colocas “dentado japonés”  (no te olvides de situarte en la búsqueda de imágenes), te aparecerá cómo es esta hoja de corte en fotos.

Si haces el experimento simple que acabamos de ejemplificar, verás que el dentado de tipo japonés, comparado con los demás, se parece más a un serrucho, e incluso es más pequeño que los serruchos occidentales (aunque acá también existen tamaños diversos). Si googleas el americano y el universal, observarás que sus dientes no son tan similares a los de los serruchos que seguramente has visto en vivo alguna vez.

Hay quienes incluso recomiendan más el dentado americano para sierras de disco, y el universal para sierras de hoja de cinta, justamente por las funciones de cada tipo de hoja. En el primer caso, la forma del dentado ayuda a eliminar el aserrín que se va generando con el corte. En el caso de las sierras de cinta, no se tiene tanto esta necesidad para un corte preciso, pero sí el requerimiento de que el corte, a través de los dientes, no debilite a la cinta, por ello también es flexible.

En cuanto a la clasificación de la sierra para madera con base en sus funciones, volvemos a distinguir la de disco, que a su vez se divide en manual o portátil, la conocida como “de banco” dentro del argot de los carpinteros o la de “brazo radial”, y la de cinta, que siempre es estática por el tipo de cortes para los que fue diseñada.

Así pues, cuando se cuenta con una hoja de disco, la parte de la hoja que penetra la madera corresponde a la mitad de su circunferencia, de ahí que se emplee para el corte de hojas de madera y placas o gruesos que no rebasen el radio del disco. Y cuando se trata de una hoja de cinta, esta es útil para cortes de piezas de madera más gruesos, como los polines o vigas, o bien, para efectuar cortes curvos y o muy precisos, pero tampoco en superficies muy amplias ya que el soporte para trabajar no es muy grande.

Finalmente, las sierras también se agrupan según la energía que emplean para funcionar. Así, tenemos a las sierras mecánicas, las eléctricas que todavía son las más utilizadas en las pequeñas y medianas industrias, así como las neumáticas y las hidráulicas, que son aprovechadas sobre todo en los procesos industriales más grandes. Si quieres conocer más sobre esta herramienta y otras, no dejes de acompañarnos en futuras publicaciones. Y si quieres adquirir una sierra para madera con una calidad excelente, contacta a Carbones Avante. ¡Te esperamos!

Entradas Recientes

Deja un comentario