Todo lo que deben saber sobre los discos abrasivos

En muchos sectores industriales y comerciales, como la construcción, la carpintería, la metalúrgica y la mecánica automotriz, se utilizan herramientas especiales para pulir, desbastar o dar acabados; estos materiales se conocen como abrasivos y se utilizan para actuar en diferentes materiales para los procesos mencionados, u otros.

Un abrasivo es una sustancia o herramienta de trabajo que puede ser de origen natural o artificial; como su nombre lo indica, un abrasivo natural se halla presente en la naturaleza, tal como los diamantes, la arenisca, cuarzos o esmeriles. Sin embargo, un abrasivo natural no se recomienda utilizarlos en bruto, ya que no brindan acabados de buena calidad debido a las impurezas que poseen cuando no han recibido ningún tipo de tratamiento.

Un abrasivo de tipo aglomerado se utiliza comúnmente en las funciones de desbaste, rectificado, afilado y pulido, entre otras aplicaciones; dentro de este tipo de materiales aglomerados podemos encontrar a las ruedas de esmeril, a las copas que se utilizan para pulir el mármol, los discos súper finos que se usan para realizar cortes de la mejor calidad, entre otros.

Además del tipo aglomerado, también se usa otro tipo de abrasivo recubierto, que es menos agresivo que los aglomerados y también se conocen como ligas. Podemos encontrar un abrasivo recubierto con tela flexible, rígida, papel rígido, papel flexible, tela papel y fibra vulcanizada, siendo los últimos los más adecuados para las aplicaciones más rígidas y suelen utilizarse montados en máquinas de pulido que operan a una velocidad muy alta.

Al elegir los materiales abrasivos, es muy importante tomar en cuenta el material que se utilizará para trabajar, por lo que los materiales suaves requieren un abrasivo de grano grueso, ya que estos son los mejores para aquellos productos cuyo acabado no tiene un papel muy importante; por su parte, un abrasivo de grano fino es más recomendado para utilizarse con materiales más delicados, frágiles o quebradizos que requieren acabados más finos.

Cuando se trata de un disco abrasivo la elección es más fácil, ya que estos suelen contar con la información técnica y especificaciones para un uso adecuado. Estos discos son indispensables en diferentes herramientas que lleven a cabo las funciones de lijado o desabasto de materiales por fricción, tales como una pulidora o una esmeriladora.

Usualmente un disco abrasivo se forma a partir de granos triturados de elementos como el óxido de aluminio natural o sintético, o de carburo de silicio, y dependiendo del material que componga al disco, este se podrá utilizar para trabajar con materiales como el acero, vidrio, latón, bronce, etc.

Antes de utilizar una herramienta abrasiva es indispensable saber qué tipo de disco es el que utiliza y el tipo de material con el que se va a trabajar, tomando en cuenta aspectos como la clase de abrasivo que se necesita, el tamaño del grano, el grado de dureza, la estructura y el tipo de aglutinante, datos que suelen venir especificados en las etiquetas.

Es importante tomar en cuenta que el disco abrasivo cuenta con granos abrasivos como material de corte, cuentan con un agente aglutinante que los une y son reforzados por una mala o estructura compuesta que le brinda espacios libres o poros entre los bordes de corte. Las características de cada disco abrasivo dependen de la combinación de los granos, respecto a su tipo y tamaño, así como en el material aglutinante, la estructura y el grado.

Podemos encontrar discos diamantados, cuya habilidad abrasiva es muy alta e ideal para trabajos de corte y desbaste, por lo que se utilizan con mucha frecuencia en esmeriladoras y amoladoras.

Los discos de corte y desbaste se componen por distintos tipos de grano, que los dividen en los siguientes grupos:

  • Discos convencionales. Son los discos con un grano abrasivo de óxido de aluminio, carburo de silicio o la combinación de óxido de aluminio y zirconio, que se utilizan para el corte, desbaste y pulido de materiales blandos o semiduros como el hierro fundido maleable, algunas aleaciones de acero y madera.
  • Discos súper-abrasivos. Son discos con materiales de corte como nitrito de boro o diamante policristalino, que se utilizan para el corte y desbaste a alta velocidad y precisión.

Respecto al tamaño de los granos, podemos encontrar granos muy finos, finos, normales o gruesos; los granos gruesos se utilizan en materiales dúctiles, blandos y fibrosos en aplicaciones como la remoción de materiales de lijado en grandes superficies de contacto donde ejercen una gran fuerza con la herramienta. Por su parte, los granos finos se utilizan para obtener acabados lisos en los materiales más duros y quebradizos, como para mantener la forma adecuada en esquinas.

El aglutinante debe mantener a los granos abrasivos adheridos al disco, por lo que le aportan su dureza, y esto se mide como fortaleza del aglutinante, por lo que si el disco es de grado blando, el aglutinante cuenta con poca fuerza para mantener unidos a los granos y estos se desprenderán con el uso; en cambio, en los grados más duros, los granos permanecen unidos con fuerza al aglutinante y el disco tendrá mayor vida útil.

 En los discos blandos, los granos periféricos se desprenden y dejan expuestos a los granos nuevos, por lo que el disco se vuelve a afilar de forma automática, mientras que los discos de grado duro deben ser afilados a través de un medio mecánico.

El espacio entre los granos de un disco se conoce como estructura, y esta depende del material de la pieza de trabajo, así como la velocidad y precisión que cada material requiere.

Usualmente los discos de corte y desbaste tienen formas diversas con base en su uso recomendado, que son:

  • Discos planos. Se utilizan para el corte en máquinas portátiles con tamaño de entre 75 y 400 mm y para máquinas estacionarias en diámetros de entre 300 y 400 mm.
  • Discos cóncavos. Se utilizan para el corte, con diámetros de entre 75 y 250 mm.
  • Discos con centro deprimido. Se utilizan para el desbaste, cuentan con un espesor de entre 2 y 10 mm y diámetros de entre 74 y 250 mm.

Al elegir materiales abrasivos es indispensable contar con la asesoría de un experto para garantizar una elección certera, y en Carbones Avante podemos ayudarles; visiten nuestro catálogo virtual o llámenos y uno de nuestros asesores les ayudará a elegir su mejor opción.

Entradas Recientes

Deja un comentario